La vida útil se indica claramente en el envase del producto y es de tres años desde la fecha de fabricación.