Durante la fermentación del vino, diferentes cepas de levadura compiten en el mismo mosto de fermentación. El dominio tiene lugar cuando una cepa (la cepa dominante) supera al resto.