El sulfuro de hidrógeno (H2S) es un compuesto químico gaseoso e incoloro con un olor desagradable y repulsivo que recuerda al del huevo podrido.